Autor: cicloviajerosec

“A Dios hay que pedirle sueño porque donde dormir nunca falta”

“Para dormir sólo se necesita un colchón”. Estas son algunas de las frases que mi tío Patricio repetía frecuentemente cuando se refería a personas que ambicionaban dinero sin importar la manera de conseguirlo.

Más allá de las diferencias religiosas nunca me faltó donde dormir, eso sí, las condiciones eran diferentes cada día, algunas veces en una buena cama, otras en un suelo frío, otras fueron en la arena de una playa, pero cuando había sueño el lugar siempre estuvo ahí.

Muchas veces los bomberos fueron una buena opción, no sólo que te daban una cama donde dormir, siempre aprendías algo de esa gente, voluntaria, que te contaba historias de su vida y de su trabajo, gente humilde muy común pero que simplemente estaban ahí aparentemente inexistentes pero alertas para trabajar cuando el peligro se presentaba. Las estaciones de bombero eran acogedoras, no por su infraestructura ya que muchas eran paupérrimas, sino por el corazón de su gente.

IMG_5191-1.JPG

En Brasil la cosa cambió, el bombero no era voluntario tenía formación militar y bueno, que más puedo decir, pero hubo una ocasión que me llamó la atención: En el tramo que pedalee desde el estado de Río de Janeiro hasta Sao Paulo uno de los días de viaje cayó una lluvia muy fuerte, estaba mojado, con hambre y tampoco podía darme el lujo de ir a un hotel porque el valor por noche era de 120 reales que equivale a unos 55 dólares americanos (porque son americanos no ecuatorianos) entonces me acerque a una estación de bomberos y pedí hablar con el comandante, me dejaron entrar y me recibió en su despacho entonces empecé el repertorio de solicitud de posada que venía repitiendo durante ya 5 meses de viaje pero esta vez no toco el bondadoso corazón militar del bombero no voluntario y al contrario me respondió muy alterado diciendo “Está seguro de lo que me está pidiendo? Sabe lo que está hablando? Usted está loco, esto no es un refugio” quise responderle con un “Solo decía” pero no tuve tiempo más que para salir de ahí.

Qué hace un ciclista en Brasil buscando una estación de gasolina?.

IMG_5209-3.JPG

Hay dos respuestas, o está necesitando combustible para encender su hornilla, mal seleccionada por cierto porque hay otro tipo de hornillas que funcionan con alcohol, o esta buscando donde armar su carpa para pasar la noche. En mi caso era la segunda polito, ya que en Brasil las estaciones de gasolina tienen restaurantes y duchas para tomar un baño y nunca te niegan un lugar donde armar la carpa.

Bueno pues ahora mismo me encuentro en el hotel Petrobras a unos cuantos minutos de pegarme una ruca.

Habrán personas que se imaginen las condiciones más deplorables para dormir, pues no es así, este es un viaje, como muchos otros viajes que los queridos lectores han de ver realizado en su vida, pero un viaje se vuelve una experiencia enriquecedora cuando empiezas a vivir situaciones jamás antes imaginadas, hace 6 meses nunca me imagine estar sentado en una silla de la estación juntó a mi bicicleta y mi casa móvil (carpa) contando esto. Déjenme decirles que hasta ahora no me he acostado a dormir sin antes expresar en mi rostro una sonrisa de oreja a oreja, la sonrisa de la libertad, la antesala del sueño porque donde dormir siempre tuve…

La máquina que mueve mis sueños

m_IMG_1932

Para muchos quizás la bicicleta sea solo un medio de transporte, pero para mí es la máquina que mueve mis sueños,  conocer el mundo es una grandeza, pero hacerlo en bicicleta es jugar con  la magia de la aventura y realzar nuestra condición de humanos, porque no es solo los paisajes, la comida o los lugares que visitas lo que te hace feliz, sino es la gente con la que te conectas y  el mensaje de conservación que dejas en cada pedal; usar la bicicleta es la mejor forma de decir que estas vivo y que amas este universo.

 

Lo más difícil antes que embarcarse en esta aventura, fue tomar la decisión, pero el amor a la bicicleta, las ansias de romper la rutina y las ganas de vencer el miedo encontraron el equilibrio y la decisión se llenó de convicción;  en el camino,  aferrada a esos fierros mirando maravillada para todos lados, porque cada cosa te parece magnifico, extraordinario y  con un  toque celestial;  paisajes que solo tienes si lo haces en “bici”,  pero lo mejor es encontrarse con gente que sin haberte visto nunca,  te abre las puertas de su casa, comparte su pan, te tiende la mano y con ella una gran amistad y terminas entendiendo su lenguaje, aunque no hables su idioma; o que alguien detenga su auto solo para preguntarte de dónde eres, y cuando orgullosa le dices de Ecuador, te regalan una sonrisa  como reiterando que las fronteras no existen; o cuando pasas por cada pueblo y muchos alzan su mano, como si saludaran a un viejo amigo o las sonrisas que te regalan desde cada ventana, y  como estas tantas otras historias que te llenan de alegría y te convencen de que la fatiga no existe. Esta “maquina” hace que petrifique una sonrisa en mi rostro, no hay otra forma de expresar lo siento.

m_IMG_1921

Doris Arevalo M.

Proyecto “DEL ATLANTICO A LOJA EN BICI”

LA BICICLETA COMO MEDIO DE TRANSPORTE SOSTENIBLE EN LA
CIUDAD DE LOJA

DEL ATLANTICO AL PACIFICO

INTRODUCCIÓN.-

El uso de la bicicleta como medio de transporte se ha extendido por muchas ciudades del
mundo, grandes capitales mundiales tienen un vasto porcentaje de personas que usan la
bicicleta como su medio de transporte tradicional, por citar un ejemplo en París la bicicleta
municipal (Velib) es considerada como un medio de transporte público utilizado por el 30% de
la población, siendo una de las soluciones más importantes a los problemas de movilidad y
contaminación de la capital francesa.
La utilización de la bicicleta cotidianamente tiene beneficios individuales (en lo económico, la
salud física y mental); sociales (disminución del tránsito vehicular, contribución con la
reducción de gases contaminantes, fomento a la convivencia) y en el uso democrático del
espacio público.

Loja al ser una ciudad con una geografía relativamente plana y de corta extensión, presta las
condiciones adecuadas para que la bicicleta sea uno de los medios de transporte más
eficientes para desplazarse a través de la ciudad, minimizando tiempos de movilidad,
reduciendo la contaminación del ambiente, mejorando la salud del usuario pero de manera
especial creando una cultura más humana, más inclusiva.

Otro de los usos importantes que se le atribuye a la bicicleta es el cicloturismo que es una
actividad donde se combina el deporte y el turismo, promoviendo lo vivencial para así conocer
y descubrir de una manera distinta y cercana los encantos que guarda la naturaleza y nuestra
gente, siendo una potencial fuente de ingresos económicos que bien puede ser considerada
como una opción viable de cambio en la matriz productiva de nuestro cantón y provincia.
Considerando que Loja es referente de proyectos de energía limpia en nuestro país y en el
continente, colaborando a la conservación del ambiente y los recursos naturales
implementando nuevas formas de generación energética que se mantienen en el tiempo. Por
qué no pensar en una ciudad donde la mayoría de la población utilice la bicicleta para
desplazarse de un lado a otro y que sus principales fuentes turísticas giren alrededor de esta
forma de vida?

.
Siendo consecuentes con esta filosofía el colectivo Cicloviajeros decide plantear a la
ciudadanía lojana el proyecto “Del Atlántico a Loja en Bici” como una nueva propuesta de
difusión de la bicicleta enfocado principalmente al descubrimiento de los procesos y
experiencias Sudamericanas que han vinculado a la bicicleta al desarrollo de movilidad en las
principales ciudades del sur del continente.

Del Atlántico a Loja en Bici pretende recorrer en bicicleta las ciudades principales de
Sudamérica para evidenciar de cerca los procesos de implementación de proyectos que
utilizan a la bicicleta como alternativa de movilidad, vinculándonos con los gestores de estos
procesos y recoger su experticia para que el proceso de ciclovias en Loja sea exitoso.
La experiencia adquirida nos dice que este es el camino hacia la edificación de nuevas culturas
de movilidad para Loja, este es nuestro aporte ciudadano a la sociedad lojana el cual
queremos construirlo junto a más lojanos que sueñen y crean que esto es posible.

OBJETIVOS.

1. Promover el uso de la bicicleta como un medio de transporte sustentable, eficiente,
saludable, ecológico e incluyente.

2. Sistematizar las experiencias del proceso de implementación de ciclovías y el uso de la
bicicleta como medio de transporte sostenible en algunas ciudades principales de
Sudamérica.

3. Impulsar en la ciudadanía lojana la cultura de movilizarse en bicicleta a través de
iniciativas como los ciclopaseos de fin de semana, “Al Trabajo en Bici”, “Loja Súbete a
la Bici” y programas conjuntos entre el Municipio de Loja, empresa privada y los
colectivos ciudadanos.

4. Entregar un documento de la sistematización de las experiencias al Municipio de Loja
como un aporte ciudadano al proyecto de implementación de ciclovias que se viene
trabajando desde el Cabildo.

VISIÓN
La ciudad de Loja cuenta con un sistema integral de ciclovias como parte estructural de un
programa eficiente de movilidad sostenible garantizando el cumplimiento del derecho
fundamental de las personas a circular libremente.

QUIENES SOMOS?

CICLOVIAJEROS
Cicloviajeros es un colectivo sin fines de lucro que practica y promueve el uso de la bicicleta,
no solamente como una forma de entretenimiento sino como una soluci n real a los
problemas de movilidad en nuestra ciudad y el mundo omenta la democra aci n del suelo y
como tal el uso de la bicicleta en todas sus formas, poniendo nfasis en la inclusi n de la ente
que aún no se bene cia de esta prác ca.

PERFIL DE LOS CICLISTAS

Andrés Verdezoto Celi nació en Loja el 21 de septiembre de 1983, Biólogo de profesión con
énfasis en el manejo de recursos naturales y conservación de áreas protegidas tiene una
especialización en Derecho Ambiental Desarrollo Sostenible y Sustentable es fundador del
colectivo Cicloviajeros, fotógrafo de Naturaleza, apasionado por la observación de aves y
activista en la masificación del uso de la bicicleta como un medio de transporte, está
convencido de que un mundo mejor es posible “mejor si es en Bici”

Ernesto Veintimilla León, hijo de padres lojanos, nació en Praga – República Checa el 10 de
Noviembre de 1982, ecuatoriano de nacionalidad. Ingeniero Mecánico de profesión, fundador
del colectivo Cicloviajeros, siempre estuvo vinculado activamente con el deporte y encontró
en la bicicleta una manera de fortalecer el espíritu, la mente y el carácter. Está convencido de “Pedaleamos por una sociedad más Saludable, más Humana, más Bicicletera…”
que la bicicleta es una forma de revolucionar en una sociedad que vive muy aprisa y realizará
esta aventura con el eslo an “Esta es mi Revolución”

¿CÓMO ES LA RUTA?

Se realizarán 2 rutas que permitirán abarcar gran parte de Sudamérica teniendo como punto
de partida la ciudad de Río de Janeiro en Brasil. La primera ruta se la ha denominado “Ruta del
Dorado” que atravesará el perfil costanero del norte de Brasil hasta Belén de Pará, desde aquí
en la desembocadura del río Amazonas mediante transporte fluvial se recorrerán las ciudades
de Manaos – Brazil, Iquitos – Perú para finalmente llegar al Puerto amazónico en Coca –
Ecuador.

Web

La segunda ruta se la ha denominado “Ruta del Mercosur”, atravesará el perfil costanero del
sur de Brasil por Sao Paulo y Porto Alegre para cruzar la frontera a Uruguay hasta Montevideo.
Desde la capital uruguaya atravesar en ferri hasta Buenos Aires en Argentina y continuar el
viaje en bicicleta hacia el Este para llegar a Santiago de Chile.

RUTA DEL MERCOSUR Ernesto

Las dos rutas se unirán nuevamente en Iquitos – Perú para luego ir en barco hacia Ecuador
hasta la capital de la provincia de Orellana pedaleando alrededor de 700 Km para finalmente
llegar a nuestra querida Loja donde finalizará esta aventura en bicicleta. En este último tramo
se invitará a las personas que desean compartir con nosotros las bondades de la práctica del
cicloturismo para que nos acompañen a recorrer la amazonia de nuestro país y de esta manera
incentivar el uso cotidiano de la bicicleta.

DATOS GENERALES DE LA RUTA:

Salida: Río de Janeiro – Miércoles 23 de julio de 2014.
Llegada tentativa a Ecuador: Coca – 30 de septiembre de 2014

 

 

BRASIL: Alucinante PANTANAL

image

Hoy amanecimos en la estación del tren en Puerto Quijarro con el sonido característico de la bocina de este transporte ferroviario que alertaba nuestra llegada. Durante todo nuestro viaje desde Cusco hasta aquí hemos pedaleado varios tramos junto a las rieles del tren y hemos visto pasar mucho de ellos, tanto en el altiplano como en la región oriental, acá en Bolivia. Con Ernesto habíamos conversado sobre la experiencia que sería viajar algunos kilómetros en tren, lo que finalmente pudimos cumplir desde Robore hasta Puerto Suárez.
Estos últimos días en esta región soportamos una ola de frío y lluvia para la cual nuevamente usamos la ropa de alpaca que ya no imaginamos utilizar en el viaje, menos aún a los escasos 150 metros de altura de Puerto Quijarro.

image

Es así que, luego de chequear nuestros pasaportes en las fronteras de ambos países, decidimos ir hacia Corumba -ya del lado Brasileño- para familiarizarnos un poco, cotizar el cambio a reales y regresar a dormir a Puerto Quijarro ya que, por lo avanzado de la hora, decidimos ciclear al siguiente día. Durante estos 8 kilómetros nos inundaba la emoción de ya estar en Brasil, si bien aún estábamos a 1500 km de su capital era ya un hito importante: nos encontrábamos en el país anfitrión de la copa del mundo. Conforme entrábamos en la ciudad, la gente nos saluda con efusividad y nosotros únicamente nos limitabamos a  responder Bom dia y obrigado (buenos días y gracias). Ese era todo nuestro repertorio en portugués y no entendíamos “ni jota” de lo que nos decían,  así que dimos una vuelta al parque y de inmediato regresamos a Quijarro a revisar y descargar traductores; una amiga Boliviana nos envió un documento con frases comunes para viajeros. El siguiente día lo pasamos con una que otra palabra  adicional que se sumaba a nuestro limitado portugués.

image

Ya en Corumba, entre señas y portuñol, compramos chips para los celulares y empezamos a adentrarnos a la región del Mato Grosso do Sul. Conforme avanzábamos en la ruta, veíamos letreros que daban cuenta de que estábamos pasando una área protegida y anunciaban el cruce de animales silvestres. En esta vía pasamos dos días, habíamos averiguado que era desolada y no había asentamientos humanos por alrededor de 200 km a cada lado. La primera noche la pasamos en un pueblito pequeño que se encontraba a unos cuantos kilómetros a mano izquierda, allí armamos nuestra carpa. Al siguiente día, ya en la ruta, después de haber cruzado el río Paraguai, escuché un sonido entre los matorrales, alerté a Ernesto para observar y nos encontramos con una manada de pecaríes (sahínos) que caminaba entre la maleza haciendo sonar sus colmillos, retorciendo sus oscuros cuerpos en la maleza. Maravillado por este avistamiento tan cercano, avancé más lentamente y me quedé muy atrás en relación a Ernesto.

image

En la vía se observaba varios jacarés (caimanes) atropellados que se confundían con los residuos de llantas desprendidos de la gran cantidad de camiones que circulaban. Más adelante a mi derecha observé los enormes Jabirus, unas aves muy grandes, características del pantanal, pero como se encontraban un poco distantes no pude fotografiarlos bien. Sin embargo, unos metros adelante observé una trocha y no dudé ni un segundo en dejar la bici en la carretera para adentrarme algunos metros. Avancé hasta que el cerco y el nivel del agua me lo permitían, saqué un par de fotos y, cuando me disponía a disparar la última postal, escuché un sonido a mis espaldas entre la hierba: en ese instante mi primera reacción fue quedarme pasmado e inmóvil, pasados algunos segundos me volví y tenía frente a mis ojos un caimán de un metro y medio aproximadamente, atravesado en ese pequeño sendero, que me miraba con el mismo asombro que yo a él. Transcurrían los minutos y ninguno de los dos reaccionaba, hasta que él giró ligeramente de dirección su cabeza, quedándose por un buen tiempo en esa posición hasta que lentamente me desplacé por la parte posterior de su cola y le lancé en su delante media mandarina que sostenía entre mis manos. Él apenas se inmutó. Al ver esta reacción, di unos pasos más y salí del sendero, asustado pero emocionado de haber vivido esos instantes de tanta adrenalina con la vida silvestre.  Levanté mi bicicleta que se había caído por el viento y continué mi recorrido. Más adelante, al cruzar un puente, observé cómo un Capibara se pegaba un chapuzón dentro del agua y luego dos venados que brincoteaban por un camino vecinal y se perdían entre la arcilla polvorienta que dejaba una camioneta a su paso.

image

En menos de dos horas tuve la oportunidad de ver tantos animales que, en otras condiciones y en Ecuador mismo, tendría que adentrarme muchas horas al interior de la selva para poder hacerlo. Lo más sorprendente es que me encontraba en medio de una vía de primer orden llena de carros y camiones que se desplazaban entre Corumba y Miranda.

Eran casi las 3 de la tarde y Ernesto me esperaba en un control forestal que era la puerta de ingreso al Parque Nacional: una vía secundaria de más de 150km que también conectaba Miranda con Corumba y que en su interior contaba con algunas hosterías y haciendas ofreciendo servicios turísticos del grandioso Pantanal. Le indiqué un par de fotos a Ernesto y decidimos adelantar el día de descanso para adentrarnos en este ecosistema impresionante. Ingresamos y en la primera hacienda pedimos permiso para acampar.
Tan pronto amaneció, hicimos nuestro safari en bicicleta. Cada 4 a 5 kilómetros cruzabamos puentes de madera que eran sitios ideales para observar fauna. En sus orillas podíamos ver uno que otro caimán tomando los primeros rayos del sol ya que, al ser animales poiquilotermos (sangre fría), necesitan del calor solar para regular su temperatura. Varias bandadas de loros con diferentes matices de verde surcaban el cielo del Mato Grosso do Sul, era muy común ver tucanes que contrastaban su pico anaranjado con sus plumas negras. Más adelante, en plena vía, nos encontrábamos con una pareja de Capibaras que, pese a que nos acercamos demasiado para fotografíarlos, esperaron hasta que estemos a escasos 3 metros para que uno de ellos haga un sonido nasal como señal para lanzarse al agua y ponerse a buen recaudo.

image

Así avanzaba el día, disfrutando del avistamiento y del contacto de la fauna silvestre. Nunca había observado tanta fauna de tamaño relativamente grande en un solo sitio, pese a que por mi profesión he tenido el privilegio de estar en varias zonas protegidas. Una de las conclusiones que saqué fue que estos animales, al ver que el hombre en este sitio no representa ninguna amenaza para su vida, no tienen ningún reparo en permitir que la gente tenga un encuentro más cercano a ellos.
Para terminar el día, al regresar a la hostería donde encargamos nuestro equipaje, observamos un armadillo que se cruzaba por enfrente de nuestras bicicletas y un caimán al costado de la vía que casi fue atropellado por Ernesto o, en su defecto, quién sabe Ernesto ser víctima de su reacción al sentirse atacado. Y para cerrar con broche de oro en el alucinante pantanal, sobre nuestras cabezas estaban dos parejas de guacamayos Arara azul, similares a los protagonistas de la película Río, que comenzaron a juguetear entre ellos con un cotorreo ensordecedor y luego abandonaron el árbol, perdiéndose en el horizonte y en el cielo naranja del ocaso de la tarde.

Terminado esta fiesta natural nos dirigimos a Campo Grande, capital de Mato Grosso do Sul, donde, para sorpresa de nosotros, al pretender sacar dinero del cajero electrónico, no pudimos hacerlo. Intentamos en otras máquinas,  incluso nos acercamos a una agencia bancaria, pero no pudimos solucionarlo. Con 4 reales en el bolsillo, nos dirigimos a los bomberos donde, por temas de políticas institucionales, no pudieron recibirnos pero nos ayudaron gestionando en un albergue para indigentes, donde pasamos la noche. Para no alargar el cuento, gestionamos el envío de dinero desde  Ecuador pero, al ser fin de semana, no podíamos retirarlo sino hasta el lunes siguiente. Así que negociamos en un hotel barato para dormir dos noches y cancelarle el lunes. Respecto a la comida lo solucionamos con un paquete de galletas y la solidaridad de la encargada del hotel que nos invitaba un plato de comida. Así terminan estos primeros días en Brasil: llenos de naturaleza, de un idioma algo extraño parecido al español que de a poco se nos va haciendo cotidiano y mucho mas fácil para podernos comunicar, con esa generosidad y alegría del brasilero que motiva a seguir conociendo su hermoso país que es mucho más que fútbol y zamba.

image

Collas y Cambas, la diversidad hacen un País.

Cada vez que avanzamos por nuestra querida Sudamérica nos vamos introduciendo en las realidades de los países que cruzamos, la bicicleta nos permite ese contacto directo y profundo con la gente, el cicloturismo existe y es una realidad que debería ser elevada a espacios ministeriales clasificándolo como una nueva forma de hacer turismo que por el momento no genera mayor dinamismo económico a un país, pero si enriquece el espíritu de la gente que lo practicamos, ese valor intangible que sólo se lo podrá cuantificar a través de las personas que viendo otras experiencias se animan a hacer una pausa a la vida sistémica y se lanzan a la aventura de hacer realidad los sueños a través de la experiencia única de encontrarse con uno mismo y sentir la libertad de los días que transcurren sin rutinas.

Al pasar por Perú sentimos el misticismo que encierra este país, respirábamos el aire que nos hacia sentir peruanos, en Bolivia descubrimos un país que no te lo cuentan en la televisión o por lo menos no se asemeja a la idea que tenía acerca de él, las fronteras y nacionalidades pasan desapercibidas, ahora entiendo cuando el Che decía que era patriota Latinoamericano porque definitivamente somos iguales, con los mismos problemas y realidades pero con algo tan nuestro que nos distingue latinos y nos diferencia del resto del mundo, la alegría, que se manifiesta a través de la sonrisa con la que nos dan la bienvenida las personas que nos han extendido su mano amiga durante este viaje, a pesar de las dificultades que estén viviendo, a pesar de las diferencias políticas, sociales o de otra índole, nunca dejamos de sonreír. Hace algunos días leía un artículo sobre el país más feliz del mundo y estaba en Sudamerica, específicamente en Paraguay y los demás estábamos dentro del top ten de felicidad lo que corrobora estas palabras.

A pesar de todo hubo un echo curioso en Bolivia que no deja de llamar la atención, los cambas y los collas, diferencias regionalistas o “racistas”?. En Taperas, un pueblito ubicado en la Amazonía boliviana a unos 300 Km de la frontera con Brasil, encontramos a Guido de origen cubano, era profesor de una escuelita del sector y enseñaba gramática, muy gentilmente nos invitó a tomar un café en su casa y en una mesita de comedor ubicada a un costado de la pared en el exterior de la casa, nos permitía refrescarnos con la brisa de la noche mientras nos servíamos unos panes con dulce de leche y queso que su esposa nos brindo. Guido nos contaba del regionalismo marcado que vive Bolivia, los Collas que corresponde a la población del norte de Bolivia cercana al Titicaca de habla quechua y aimará, también incluye a los mestizos que viven en la parte de La Paz, Oruro, Potosí, Sucre y Tarija, territorios ocupados en su mayoría por indígenas y los Cambas que corresponde a los territorios orientales y amazónica del país específicamente la zona de Santa Cruz, Beni y Pando donde la mayoría de la población es blanca y mestiza. La división que existe es evidente y el boliviano te lo dice normalmente sin ningún problema o preocupación al respecto, hay una polarización territorial y social marcada la cual no me atrevo a analizar sin tener la suficiente información como para poder dar un criterio responsable al respecto.

Avanzando hacia la frontera pasamos por la “Muela del Diablo” en Chochis, es un cerro en forma de muela con las paredes sumamente verticales haciendo un cubo perfecto dando forma a esta famosa montaña que al pie de la misma se asienta un templo católico hecho de madera. Llegamos a Roboré donde descansaríamos para al siguiente día avanzar a Aguas Calientes, este sitio es atravesado por un río cuyas aguas son calentadas por agua de manantial elevando su temperatura hasta alrededor de los 38 grados centígrados, es un paraíso dentro de la selva, el Oriente de Bolivia es uno de los más conservados, el hombre no ha tenido mayor intervención por lo que muchos animales, especialmente aves, se pueden observar en toda esta región. Andrés siendo Biólogo de profesión quedó fascinado por la hermosura de la Amazonía boliviana.

En Roboré nos comentaron que podíamos viajar en tren hasta Puerto Suárez, este pasaba a las 2 de la mañana, para mi era la primera experiencia en tren además que teníamos 2 días de retraso por la parada en La Paz que debido a la enfermedad de Andrés no nos permitió avanzar, no se hable más, a las 2 am subimos con bici y todo al tren, éramos muy pocos pasajeros debido a la hora pero fue emocionante por lo menos para mi ya que nos hicimos amigos del maquinista y me permitió ir haciendo sonar la alarma del tren que indica su paso a través de la línea férrea.

Llegamos a Puerto Suárez a las 6 de la mañana, bajamos las bicis y paramos en una esquina donde vendían empanadas y sándwiches de pollo que se transformaron en nuestro último desayuno en tierras bolivianas, después nos dirigimos hacia Puerto Quijarro, la última ciudad de Bolivia en la frontera con Brasil, estábamos muy contentos, Brasil estaba a escasos 500 metros de distancia, cuando hacíamos la cola para migración algunos extranjeros sacaron un balón de fútbol cuyo exterior dibujaba la bandera de Brasil e hicieron un ruedo pasando el balón de uno a otro jugador haciendo piruetas con este, el ruedo empezó a crecer hasta que alrededor de 8 a 10 personas gastaban su tiempo tocando el balón hasta que le toque el turno de pasar a migración, se sentía el ambiente mundialista y todos en la fila nos contagiábamos de la emoción del fútbol y de lo próximos que estábamos de vivirlo en carne propia.

Así nos recibía Brasil y nosotros solo sabíamos decir Muito Obrigado, iniciábamos otro país y con ello una nueva aventura. 20140605-070253-25373547.jpg

20140605-070407-25447248.jpg

20140605-070554-25554279.jpg

Santa Cruz: hospitalidad & mujeres hermosas

image

Realizamos el descenso mas largo de lo que va de #Lojaenbicialmundial desde los 3700 hasta los 400 metros de altura, pese a que no fue un descenso rápido debido al mal estado de la carretera en varios tramos, disfrutamos de la diversidad de ecosistemas y pisos climáticos, pasando desde el páramo hacia el bosque nublado, bosque montano para finalmente llegar la parte baja Amazónica.

image

Nuestro dia empezo con una gran niebla que cubría todo el dosel del bosque de a poquito los rayos del sol intentaban penetrar la espesa bruma, antes de alistar la salida me acerque un momento el rio y me sente en una de las piedras del lado derecho a deleitarme del concierto del trinar de las aves: urracas, oropendolas, loros formaban parte de esta escandalosa orquesta,  había  llovido toda la noche el rio estaba totalmente crecido y de un color marrón intenso, excepto el lado donde estaba sentado que era una pequeña poza que conservaba su color claro y los peces pequeños de color plata encendidos jugueteaban alrededor de mis pies. Como muestra del diluvio de ayer  nuestra carpa estaba empapada, además que ya es un poco vieja  había filtrado mucha agua mojando la mayoría de nuestras cosas incluyendo un par de libros y el cargador del celular de Ernesto que al intentar conectarlo se quemo al igual que el tomacorriente del restaurante que nos habían facilitado un espacio para acampar, enseguida recogimos el campamento  y a pesar de que todo estaba empapado guardamos  para poder continuar con el viaje.

Nos encontrabamos en el límite del parque nacional Carrasco una área protegida por el estado boliviano de 622.600 hectáreas de extensión según un letrero al pie de la vía. Apenas al salir ya en la ruta habían dos adolescentes con dos sacos de latas de aluminio que las habían recogido a los lados de la carretera y esperaban el paso de la gran cantidad de camiones que circulaban por ahí, para lanzarle las latas entre sus llantas y reducir su tamaño. A pesar de ser una zona protegida existía demasiada basura arrojada desde las ventanas de los automotores.

Conforme avanzaba el día iba subiendo la temperatura,  algunos kilómetros mas adelante se podía apreciar en los patios de las casas las hojas de coca puestas al sol para su secado y posterior venta, un par de veces me acerque para conversar  con la gente sobre el proceso de secado, distribución de la hoja de coca entre otras cosas pero me encontré con personas herméticas que apenas contestaron mi saludo.

Seguimos avanzando en nuestro pedaleo pero había algo que me llamaba la atención era la vestimenta especialmente de las mujeres que pese a que ya estabamos en la Amazonia baja su vestimenta era idéntica a la de la sierra con pollera y blusas bordadas con encaje, realmente me pareció muy raro.

Ya al caer la tarde llegamos a Montero, aquí nos había contactado Janice la presidenta del Club Rotaract Montero para darnos una mano a nuestro paso, es así que llegamos a la plaza central, mientras esperábamos su llegada nos servimos un  mocochinchi que es una bebida típica del lugar, ya en la Paz habíamos visto pero por su aspecto no nos atrevimos a probarlo. Una bebida muy deliciosa, su preparación  consiste en poner a hervir  agua con azúcar quemada y al final colocar canela y clavo de olor, para servirlo se pone en  cada vaso un durazno disecado en almíbar y encima esta preparación azucarada.
Mientras terminabamos de servirnos llego Jocelyn una integrante de club Rotaract donde  junto a ella avanzamos hacia la casa de Janice que nos recibió muy atenta y jovial con un rico pastel de yuca,  charlamos un poco del viaje Janice había contactado a una televisora local y tuvimos una entrevista en la sala de su casa.

image

Aprovechamos también aquí para lavar  la carpa y toda nuestra ropa mojada gracias a la gentileza de nuestros anfitriones, Adriana hija de Janice de 7 años de edad una niña con una personalidad encantadora y muy servicial, era la encargada de ayudarme a manejar la lavadora y a darnos todas las indicaciones para lograr un lavado perfecto y bien sincronizado de la ropa ya que a cada instante me recordaba alegremente que tenemos que subir a la lavandería a ver cuantos minutos restaban para concluir el lavado.

Terminado esto los amigos del club nos invitaron a una cena donde compartimos experiencias y conversaciones amenas, luego fuimos a descansar en un hotel que generosamente nos facilitaron los amigos de Rotaract Montero.

Al dia siguiente continuamos nuestro recorrido hacia Santa Cruz que se encontraba a 60 km de distancia, ya en la vía nos servimos nuevamente un mocochinchi con unas empanadas de desayuno, Pasado el medio día llegamos a Santa Cruz una ciudad muy hermosa parecida un poco a Guayaquil, algo muy interesante aquí es que  la ciudad urbanisticamente esta conformada por 9 anillos concéntricos, cada uno de  2 km de distancia entre sí.

Santa Cruz es la ciudad de mayor crecimiento demográfico y económico de Bolivia.

Como ha sido la tonica durante nuestra estancia en Bolivia en todas las ciudades principales nos han dado una buena mano los amigos del club Rotaract y en Santa Cruz la capital de la hospitalidad no podia ser la excepción, antes de encontrarnos con ellos fuimos a la bicicleteria montero para un chequeo general de nuestros caballitos de acero, este sitio nos recomendó un Alemán radicado hace mucho tiempo aquí,  que distribuía pan en su bicicleta lo cual evidencia lo cosmopolita de la ciudad.

En el taller reemplazamos las cadenas, pastillas de freno y la llanta posterior de la bicicleta de Ernesto que ya cumplieron su vida útil después de casi 4000 kilómetros de recorrido era justo y necesario reemplazarlos.

Ya caída la tarde fuimos al hotel colonial gentilmente reservado por los amigos de Rotaract Santa Cruz.  Susan y Paola nos esperaban aquí para darnos un recorrido nocturno por la plaza 24 de mayo y por el parque de las fuentes danzarinas, aqui nos encontramos con mas amigos rotaractianos Helga, Agusto, Patricia y Jocelyn.
Para terminar la noche Sergio miembro del Rotaract las palmas nos invitó a la reunión de su club donde compartimos nuestra experiencia y difundimos las ventajas del uso de la bicicleta, Sergio nos hizo entrega de unas camisetas con la marca de Santa Cruz que a estas alturas del viaje nos caía muy bien vestir algo típico y diferente.

image

Al siguiente día nos levantamos temprano ya que a mas de ser un día de descanso y turismo aprovechamos para solucionar cosas pendientes, Ernesto fue al taller de bicis a solucionar el frecuente problema de su parrilla y yo me fui junto a Jocelyn a ver a la odontologa a pegarme un bracket de mi ortodoncia que se me había dependiendo días atrás.
Otro punto muy interesante y atractivo de Santa Cruz es la belleza de sus mujeres que conjugadas con su don de gente y buen sentido del humor las convierten en mujeres sensacionales.

En la tarde nos reunimos con Gina de Bicicultura Santa Cruz donde, mientras compartíamos un pique macho (plato típico de Cochabamba) intercambiabamos experiencias del activismo bicicletero.

image

Para cerrar con broche de oro nuestra estancia en la hospitalaria Santa Cruz Helga, Patricia, Jocelyn y Agusto nos invitaron a un bar – karaoke, era la primera vez durante todo el viaje que tomábamos más que una cerveza, Ernesto demostraba su dotes de artista en el karaoke que es el sello del lojano asi como nuestros amigos cruceños que se quedaban atrás.  Asi transcurrió la noche cargada de mucha alegría, música y diversión hasta cerca de las 4 de la mañana  que nos retiramos a descansar, pese a que era ya bien tarde y al siguiente dia deberiamos avanzar temprano, esa noche valió la pena para salir de la rutina y renovar energías para llegar hasta Brasil.
image

Los fríos números de #Lojaenbicialmundial

logo correccion

El proyecto Loja en bici al mundial fue mentalizado por el colectivo Cicloviajeros, el cual es una agrupación sin fines de lucro que practica y promueve el uso de la bicicleta, no solamente como una forma de entretenimiento sino como una solución real a los problemas de movilidad en nuestra ciudad y el mundo; fomenta la democratización del suelo y como tal el uso de la bicicleta en todas sus formas poniendo énfasis en la inclusión de la gente que aún no se beneficia de esta práctica.

Entre los objetivos del proyecto podemos mencionar:

Promover el uso de la bicicleta como un medio de transporte sustentable, eficiente, saludable, ecológico e incluyente.

Promocionar a la provincia de Loja como destino turístico a lo largo de toda la travesía desde Ecuador hasta Brasil

Impulsar el respeto al ciclista y al uso democrático del espacio público por parte de los vehículos motorizados. y

Motivar a la ciudadanía lojana a usar la bicicleta.

FINANCIAMIENTO

Los mecanismos de financiamiento se planificaron de tres maneras: la primera a través de auspiciantes que en su mayoría nos aportaron con productos y servicios, dichos aportes los detallamos a continuación:

Bicimania: Acondicionamiento de las bicicletas para el viaje.

Ecotel tv:  Entradas para el partido Ecuador – Suiza y difusión televisiva.

Lenna Cordova:   Un seguro médico internacional

Quipus:   Un seguro médico internacional

Green:   Vestimenta deportiva (jerseys, lycras, rompevientos y buffs)

Maxred: Souvenirs proyecto (diseños, llaveros, manillas, stickers)

Berifén:  500 dólares + parches dérmicos y gel antiflamatorios

Healthy & Happy: 500 dólares

Dr. Dental  250 dólares

Podocarpus Yacuambi  250 dólares

Inenergy  100 dólares

Grum abogados  150 dólares

La otra forma de financiamiento es la venta de bonos de $10, $25, $50 y $100 con los cuales las personas que los adquieren participan en el sorteo de una bicicleta a nuestro regreso.

La tercera corresponde a la venta de souvenirs tales como: manillas, llaveros y stickers cuyo valor es voluntario. De lo mencionado anteriormente detallamos en la siguiente tabla los ingresos y gastos (referenciales) en los que hemos incurrido hasta la fecha 18 de mayo de 2014.    

PRESUPUESTO:

image

GASTOS INCURRIDOS HASTA EL 18/05/2014

image

VALORES AHORRADOS

image

BALANCE HASTA EL 18/05/2014

image